Make your own free website on Tripod.com

Artículo:

Retórica contra sustancia

Este artículo apareció originalmente en el libro Charles Honorton and the Impoveristed state of Skepticism. Essays on a Parapsychological Pioneer.

McFarland & Company, Inc. Publishers North Carolina 28640 (1994).

Agradecemos al editor su autorizacion para traducir y publicar este arículo. Traducido por Eugenio Ledezma.

El empobrecido estado del Escepticismo

Charles Honorton

Resumen

Pocos de nosotros disponemos del tiempo para familiarizarnos con los detallados y frecuentemente muy técnicos argumentos que soportan las afirmaciones de nuevos conocimientos que podría permitirnos evaluar propiamente los méritos de tales afirmaciones por nosotros mismos. La mayor parte del tiempo confiamos en los "expertos" para que hagan esto por nosotros. Nosotros recibimos un servicio muy pobre cuando solo un lado de la controversia se presenta y nos beneficiamos mas cuando todas las perspectivas son debatidas vigorosamente por protagonistas conocedores. El Comité Italiano para el Control de las Afirmaciones de lo Paranormal a proveído un servicio invaluable presentando un foro balanceado para discutir el estado de la parapsicología por seis investigadores y críticos. La iniciativa del CICAP en este respecto es posiblemente única y una de sus contraparte americana, el Comité para la Investigación Científica de Afirmaciones de lo Paranormal (CSICOP), haría bien de emular. Para llevar a cabo este formato innovador, el CICAP le pidió a la parapsicóloga escéptica Susan Blackmore, la crítica de las contribuciones de los parapsicólogos y a mi me han pedido comentar las contribuciones de los críticos.

Descriptores: Escepticismo, Ganzfeld, Sueños, Meditación, Relajación, Hipnosis.

Lo que los críticos ya no reclaman.

Antes de examinar los argumentos presentados por Hyman, Alcock y Randi, es importante entender lo que ellos no están reclamando pero que han reclamado en el pasado. Primero, ya no reclaman que los resultados de las mayores líneas de investigación experimental psi, son consistentes con la hipótesis nula (una mera fluctuación estadística). Ellos conceden que al menos algunos efectos parapsicológicos son, para usar las palabras de Hyman, "astronómicamente significativos". Esta concesión es importante debido a que cambia el efecto del debate de la existencia de los efectos a su interpretación. Segundo, ya no reclaman que han demostrado una relación entre las fallas metodológicas y los resultados de los estudios.

Estas concesiones que están documentadas en la sección 3, no fueron fáciles de obtener y los críticos obviamente no están muy deseosos de anunciarlas. En la ultima década Hyman y otros críticos trataron muy duro de demostrar que los efectos psi no eran realmente significativos o que su significación estaba sistemáticamente relacionada con la presencia de fallas en los experimentos. Como han fallado en ambas cosas, los críticos ahora tienen ante si un serio dilema: se han visto forzados a admitir que la parapsicología ha demostrado efectos anómalos que necesitan ser explicados y, ya no tienen ninguna explicación convencional flexible.

Lo que los críticos ahora reclaman

¿Un siglo de fallas?

En su lugar, ellos ofrecen una caricatura de la historia de la parapsicología y presentan argumentos polémicos diseñados para convencernos de que realmente no hay nada en la parapsicología que garantice el interés científico, excepto, quizá, el estudio de las motivaciones de aquellos que persisten en investigarla. El uso que hace Hyman de un lenguaje absolutista para caracterizar las afirmaciones de los datos de los parapsicólogos parece diseñado para alejar a los científicos. A diferencia de la ciencias formales tales como las matemáticas, las ciencias empíricas, no tratan con "pruebas irrefutables" o "evidencia a prueba de fallas". La evidencia empírica es siempre una materia de grado, y permanece sujeta a interpretaciones posteriores.

Es en este sentido que la ciencia representa una aproximación única y autocorregible al conocimiento. Las verdades científicas siempre llevan una advertencia "hasta nuevas noticias".

En el núcleo de los argumentos actuales de los críticos esta la afirmación retórica de que 100 años de investigación han fallado en entregar evidencia convincente de los fenómenos parapsicológicos. Cuando los parapsicólogos no han tenido la oportunidad de responder, han afirmado que 130 años de investigación no han producido evidencia de psi (Druckman and Swets, 1988 ). Un crítico inglés que recientemente fue designado para una beca de 4 años por 100000 libras esterlinas para investigaciones psíquicas en el Darwin College de Cambridge para que escriba un libro acerca del porque la gente cree en cosas imposibles, a sido citado en The New Scientist diciendo que después de 150 años de investigaciones psíquicas "no hay evidencia alguna de que haya un fenómeno" (Brown, 1992). Tales conocimientos son afirmaciones extraordinarias, ya que la investigación psíquica no existió hasta 1882 y las investigaciones sistemáticas de laboratorio usando métodos cuantitativos no empezaron sino hasta principios de los años 1930. A través de la historia la investigación de la parapsicología ha sido sostenida a través de muy pocos recursos. El psicólogo Sybo Schouten de la Universidad de Utrecht (en prensa) comparó los patrones de financiamiento en parapsicología con los de la psicología americana. Encontró que el total de recursos financieros y humanos dedicados a la parapsicología desde 1882 en el mejor de los casos, apenas son iguales a los gastos para dos meses de investigación psicológica convencional en el año de 1873?.

¿Es la psicología una ciencia "fallida"?

Si nosotros aplicáramos el argumento de "siglo de fallas " de Hyman y Alcock a la psicología académica podríamos concluir que la psicología ha fallado en su misión: después de 100 años de investigaciones relativamente bien financiadas, todavía se encuentran vigorosas controversias sobre fenómenos tan básicos como la memoria, el aprendizaje y la percepción. El simple acto del reconocimiento de caras humanas, por ejemplo todavía es un misterio y es un tópico "caliente" de investigación en psicología cognitiva. Y aunque se asume ampliamente de que la conciencia es un subproducto de la actividad del cerebro; ni la psicología ni la fisiología, han producido, después de mas de 100 años aunque sea un modelo inteligible simple de cómo los procesos bioquímicos pueden ser transformados en experiencias conscientes.

¿Será la psicología y la fisiología ciencias fallidas? Por supuesto que no. Las ciencias mas exitosas tales como la física, tratan con procesos relativamente simples e invariables.

Los electrones por ejemplo son intercambiables, no tienen personalidades individuales, intenciones, estados emocionales o motivaciones. Las ciencias de la conducta debe de tratar con sistemas biológicos extremadamente complejos y variables que poseen estos y muchas otros atributos individuales. Sin embargo, estas ciencias han producido muchos logros, y lo mismo la parapsicología, aunque ha sido forzada a existir en los márgenes de la ciencia establecida con muy pocos recursos,. Los atículos de Broughton, Krippner y Morris, resumen algunos de los logros de la parapsicología.

La falta de investigación por parte de los críticos y sus consecuencias. Hay, sin embargo, una diferencia importante entre la controversia psi y las disputas en la ciencia convencional. Las controversias en la ciencia normalmente ocurren entre grupos de investigadores que formulan hipótesis, desarrollan métodos de investigación, y colectan datos empíricos para probar sus hipótesis. Cuando resulta alguna disputa sobre la interpretación de los hallazgos experimentales, o cuando los críticos sospechan de que los hallazgos fueron causados por artefactos, se diseñan nuevos experimentos para probar las explicaciones internas o el impacto de los artefactos sospechados. Es a través de este proceso que las controversias científicas se resuelven. En contraste, la controversia psi, esta caracterizada grandemente por disputas entre un grupo de investigadores, los parapsicólogos y un grupo de críticos que no hacen investigación experimental para probar las afirmaciones psi o la viabilidad de sus contra hipótesis. Los críticos de psi argumentan la posibilidad de varias hipótesis alternativas (o la imposibilidad de las hipótesis psi pero ellos muy raramente se sienten obligados a probarlas).

Esto ha sido especialmente cierto de la generación actual de críticos de psi, cuya mayoría de ellos no han hecho contribuciones originales a la investigación.

Excepciones como Susan Blackmore y David Marks solo confirman la regla. La falta de investigación por palta de los críticos podría sorprender al lector, especialmente si su fuente de información primaria acerca de la parapsicología proviene de la literatura escéptica donde se podrían encontrar expresiones tales como la siguiente del bien conocido escéptico americano Martin Gardner (1983).

¿Cómo puede el publico saber que por 50 años los psicólogos escépticos han estado haciendo su mejor esfuerzo para replicar los fenómenos clásicos de psi, sin ningún éxito notable?. Es este hecho mas que cualquier otra cosa lo que ha producido el estancamiento perpetuo de la parapsicología. La evidencia positiva continua viniendo de un pequeño grupo de entusiastas, mientras que la evidencia negativa continua viniendo de un grupo mucho mas grande de escépticos (pp. 60 el subrayado es mío).

Gardner no intenta documentar esta afirmación, ni podrá hacerlo, es pura ficción. Busque usted los experimentos de los escépticos y vea que puede encontrar. (Para su crédito, Gardner dijo una cosa correcta: Medio siglo es un lapso de tiempo mas exacto que los 100 o 150 años) la falta de investigación por parte de los críticos sirve para perpetuar la controversia psi porque les permite cambiar continuamente de una línea de escepticismo a otra a medida que cada una es contestada sucesivamente a través de nuevas investigaciones conducidas por los parapsicólogos. Esta claro en las expresiones de Hyman, Alcock y Randi de que ellos esperan que la controversia se extienda aún en un futuro indefinido. Cualquiera que sea el lapso de tiempo que uno escoja o adapte, pienso que todos podemos coincidir en dos puntos: que la controversia psi ya a durado mucho tiempo, y su falta de resolución representa una situación muy insatisfactoria.

¿Falta de acumulación?

¿Como se puede reconciliar el argumento de "un siglo de fallas" con la admisión por parte de los críticos de que existen efectos "astronómicamente significativos", y la falla de demostrar siquiera alguna explicación alternativa flexible para estos efectos?. La respuesta dicen ellos, es que a la parapsicología le hace falta "acumulación". "Toda ciencia excepto la parapsicología," dice Hyman "construye sobre sus datos previos. La base de datos se expande nuevamente con cada generación y las investigaciones originales se incluyen todavía. En la parapsicología, la base de datos se expande muy poco debido a que los experimentos previos se rechazan continuamente y los nuevos toman su lugar".

Los efectos "astronómicamente significativos" para los cuales no existe una explicación alternativa plausible están, dice Hyman, basados sobre meta-análisis "retrospectivos" de muchos experimentos similares.

Cualquier lector verdaderamente escéptico se alarmaría por esta contradicción lógica en este argumento: si la parapsicología es "no acumulativa" y cada nueva generación de parapsicólogos rechaza los hallazgos de la generación anterior, ¿Cómo podría haber efectos "astronómicamente significativos" el meta-analisis que son, por definición la acumulación de hallazgos de muchos estudios anteriores? Hyman se refiere solo al meta-analísis de dos áreas relativamente de investigación, el Ganzfeld y los experimentos de generadores de números aleatorios (Honorton, 1985; Hyman, 1985; Randi y Nelson, 1989). El desprecia otros meta-analisis, tales como los discutidos por Broughton y Morris, que involucran los experimentos de precognición (Honorton y Ferrari 1989) y la investigación de psicoquinesis con dados (Radin y Nelson, 1989) los cuales involucran la acumulación de hallazgos de investigaciONES que datan desde los años 1930. En la sección 3, presento un ejemplo detallado de una línea de investigación parapsicológica que ha sido construida sistemáticamente sobre investigaciones previas. También hay otras inconsistencias en el análisis histórico de Hyman que son autodocumentables:

En 1940 J.B. Rhine y sus colegas publicaron un libro titulado Extrasensory Perception After Sixty Years (La Percepción extrasensorial después de 60 años) el cual resumía todos los estudios de PES desde la fundación de la Society for Psychical Research en 1882 (Pratt, Rhine, Smith, Stuart y Greenwood, 1940-1966). Conocido dentro del campo de la parapsicología como el ESP-60 este libro es un clásico de la parapsicología experimental . ¿ Como podremos reconciliar ESP-60 con las afirmaciones de Hyman de que cada generación de parapsicólogos encuentra nueva evidencia para psi "Sin hacer referencia a los datos usados por la generación anterior? ", (remarcado de Hyman).

"En los años 40s", afirma Hyman, "aun los parapsicólogos admitían que los experimentos de Rhine tenían demasiados errores para calificar como evidencia a prueba de fallas de psi". ¿ Cómo podemos reconciliar esta afirmación con el hecho de que todavía hasta 1980 el crítico ingles C. E. M. Hansel estaba todavía tratando de explicar los resultados de estos experimentos en base a escenarios especulativos de fraude, (Hansel, 1966-1980) ?.

Revision Histórica de la Controversia Psi

Voy ahora a resumir una visión alterna de la historia de la controversia psi que sugiere una conclusión muy diferente, esto es, que sobre los últimos 60 años de investigación experimental activa por parte de los parapsicólogos, los críticos han fallado consistentemente en demostrar explicaciones alternas plausibles de los efectos psi.

Al examinar la controversia psi, es útil notar el orden en el cual los varios tipos de escepticismos han ocurrido. Durante cada fase mayor de la controversia los escepticismos han seguido el siguiente patrón.

Críticas estadísticas tratando de demostrar que los efectos encontrados no eran realmente significativos. Este tipo de crítica a sido normalmente usada por psicólogos y refutada por estadísticos. Si los críticos pudieran sostener su caso, en este punto, la controversia hubiera terminado.

Criticas metodológicas diciendo que los efectos son causados por errores de procedimientos. Como ya lo he dicho anteriormente los seguidores de la hipótesis de error raramente han sometido sus hipótesis de errores a pruebas empíricas, pero en su lugar han tendido a argumentar por su plausibilidad. En respuesta, los parapsicólogos han conducido nuevos experimentos que eliminan los errores sospechados.

Críticas especulativas basadas en argumentos a priori y ad hominem. Esta forma de criticismo a estado basada usualmente en asumir que la existencia de los fenómenos psi es incompatible con los principios científicos fundamentales, pero los proponentes del argumentos a priori nunca han demostrado satisfactoriamente la naturaleza de tal incompatibilidad.

La controversia PES de los años 30s

La primera gran fase de la controversia psi ocurrió entre 1974 y 1939 y fue estimulada por la publicación de los experimentos de adivinación de cartas PES iniciada por J. B. Rhine y sus colegas en la Universidad Duke (Rhine, 1934-1964) durante este período, aparecieron aproximadamente 60 artículos críticos, principalmente en la literatura psicológica americana.

En otro lugar (Honorton, 1975) ya he presentado una revisión detallada de esta controversia con referencia a los artículos mas críticos. La figura 1 resume los asuntos principales discutidos durante esta fase de la controversia psi.

En la mayoría de los experimentos de adivinación de catas iniciales, se instaba a los sujetos a adivinar el orden de un mazo sellado de 25 cartas aleatorizadas, y que contenían cinco ejemplos cada una de cinco símbolos geométricos diferentes. Ya que los sujetos normalmente no recibían retroalimentación del orden real de las cartas hasta después de una o mas corridas de 25 ensayos, el análisis estadístico de los experimentos de cartas asumía que la posibilidad de éxito en cada ensaño era 1/5. La primera crítica importante al trabajo de Rhine cuestionaba la validez de asumir esto.

Este asunto fue resuelto por pruebas matemáticas y a través de "chequeos cruzados" empíricos. Un tipo de series de control en la cual las respuestas de los sujetos eran comparadas deliberadamente con el orden de cartas para los cuales no estaban dirigidos.

Figura 1. La controversia de adivinación de cartas PES de los años 30s.

Por ejemplo las respuestas intentadas para las carta en la corrida numero 1 fueron comparadas con las cartas de la corrida numero 32 así sucesivamente. Los chequeos cruzados empíricos se reportaron para 24 series experimentales separadas y se encontró que los resultados de las corridas experimentales reales (esto es, las respuestas para la corrida uno, comparada con los objetivos de la corrida uno, eran altamente significativos (promedio: 7.23/25.), mientras que los chequeos cruzados de control resultaron en todos los casos no significativos (promedio: 5.04/25) (Ver Pratt et al. 1940-1966). Otras divergencias de técnicas estadísticas fueron anotadas y eventualmente abandonadas. En un articulo de 1938, E. V. Huntington preguntaba "¿Si las matemáticas han dado cuenta satisfactoriamente de la hipótesis del azar, que tiene la psicología que decir ahora acerca de la hipótesis de la PES?".

Por mucho, el criticismo metodológico mas serio de los primeros experimentos de adivinación de cartas se relacionaba con la posibilidad de indicaciones sensoriales. Es claro que algunos de los primeros estudios reportados en la monografía de Rhine en 1934 no controlaban adecuadamente las posibles fugas sensoriales. Rhine no basó ninguna de sus conclusiones mayores en estos estudios iniciales, pero su intuición en la monografía proveía una base para una crítica legítima y desviaba la discusión a los estudios mejor controlados que no se podían explicar por señales sensoriales. Estos estudios posteriores usaban uno de cuatro métodos para eliminar el contacto sensorial entre los sujetos y las cartas que serian adivinadas.

(a) Se usaban cartas dentro de sobres opacos sellados, (b) se usaban pantallas opacas para ocultar las cartas de los sujetos, (c) se separaba a los sujetos y las cartas poniéndolos en diferentes edificios y (d) se usaban diseños de precognición en los cuales las cartas eran seleccionadas aleatoriamente solamente después de que los sujetos habían registrado sus respuestas. Entre 1934 y 1939, se llevaron a cabo 33 experimentos que daban cuenta de cerca de un millón de ensayos reportados usando los métodos anteriores, y se obtenían resultados altamente significativos con cada método. (para referencias de los estudios, ver Honorton, 1975; Pratt et al.,1940-1946.)

Otra línea de crítica sugería que los resultados de PES significativos podrían ser el resultado de errores de registro. Esto representa una de las pocas instancias en las cuales los críticos intentaron proveer evidencia empírica para una explicación alternativa. Kennedy y Uphoff (1939) pusieron a 28 observadores a registrar 11,125 ensayos de PES simulados.

Aunque solamente 1.13% fue registrado equivocadamente en total, tanto los "creyentes" como los "escépticos" sistemáticamente se equivocaron en la dirección de su preferencia: 75.1% de los errores por los observadores favorables a la PES aumentaron falsamente los registros de PES y 100% los errores por aquellos conservadores no favorables a la PES disminuyeron los registros de PES. Muchos años después Robert Rosenthal (1978) resumió 27 estudios de errores de registro en las ciencias conceptuales y otra vez encontró que el promedio de error era de alrededor de 1%. Una cantidad de errores de esta magnitud no podría justificar los resultados de los experimentos PES y adivinación de cartas, pero de todas maneras los investigadores rápidamente adoptaron controles para evitar los errores de registro. A finales de los años 30, la práctica de registrar y comprobar con técnicas de doble ciego se había convertido en una rutina. Los resultados eran todavía "astronómicamente significativos". (Ver Pratt et al., 1940-1966, tabla 9, pagina 102)

El último asunto importante durante este período se relacionaba con la posibilidad de una selección inapropiada de los datos. Por convenio, el criterio de significancia para las pruebas estadísticas normalmente se acepta como p = 0.5. Cuando el resultado de un estudio alcanza este criterio significa que las probabilidades son de 20 a 1 en contra de que los resultados observados hayan sido producidos por el azar. Esto, por supuesto pasa a veces. Si un investigador conduce 100 experimentos, podríamos esperar que en promedio 5 produzcan resultados teóricamente significativos.

Cuando solamente esta operando el azar, estos resultados pseudosignificativos se cancelaran con otros experimentos. Ahora consideremos un caso extremo de selección de datos donde el investigador rechaza los 95 experimentos "no exitosos" e intenta sacar conclusiones solamente de los experimentos "exitosos". Esto seria totalmente impropio y las conclusiones del investigador no tendrían ningún significado. Como veremos mas adelante, hay varias maneras en las cuales la selección impropia de datos podría comprometer los hallazgos experimentales. En los años 30 el asunto fue desarrollado por investigadores parapsicológicos a través de estudios con un número previamente especificado de ensayos o expresaban explícitamente que datos recolectados se usaron en el análisis. (Ver Pratt et al.., 1940-1966, pp.118-124 para una discusión extensa de los asuntos de selección de datos en los años 30.)

A final de esta década había una coincidencia general de que varias contrahipotesis metodológicas señaladas por los críticos durante este período no podían explicar los resultados de los experimentos mas controlados rigurosamente. (Ver comentarios de los principales críticos en estos días en Pratt et al., 1940-1966, capitulo 8). Es necesario señalar un punto final y tiene relación con esta fase dentro de la controversia psi. Todavía se cree que la mayor parte de los experimentos exitosos de adivinación de cartas por PES fueron producidos por Rhine y su grupo en la universidad Duke mientras que la mayoría de las realizaciones independientes no fueron exitosas. Esto no es cierto. Los investigadores independientes contribuyeron en 33 de los 50 estudios publicados durante este período, y el 61% de estos estudios reportaron efectos de PES significativos. Es mas, la diferencia en cantidad de aciertos entre Duke y los otros investigadores no fue significativa (Honorton, 1975, Tabla 2).

La era de las críticas especulativas (1950-1980).

Virtualmente no aparecieron nuevas críticas substanciales entre 1950 y 1980, esta fase de la controversia psi se centró en reclamaciones especulativas. La Figura 2 resume los asuntos señalados durante este período. La primer línea de ataque especulativa, defendida por Spencer Brown (1953-1957), fue la de que los experimentos de adivinación de cartas no daba evidencia de PES, sino que representaban defectos fundamentales en la teoría de probabilidades. Los argumentos de Spencer Brown, basados en irregularidades en las tablas de números aleatorios primitivas fueron refutados por Scott (1958). Este ataque nunca obtuvo mucho apoyo, y no requiere mucha imaginación ver porque. Gran parte de la ciencia moderna se apoya en la teoría de probabilidad, y aceptar las afirmaciones de Spencer Brown hubiera tenido consecuencias mucho mas grandes para la ciencia que lo que seria aceptar la PES. En cualquier caso, sus argumentos no explican los resultados de PES.

No explican los controles de chequeos cruzados empíricos que resumí en la sección anterior y también son incapaces de explicar las variaciones sistemáticas en rendimientos tales como los experimentos "oveja-cabra" donde los creyentes en psi consistentemente logran mayor éxito que los escépticos, los estudios que muestran correlación entre el rendimiento de psi y las variables de la personalidad tales como la extroversión, o aquellos en los cuales el rendimiento de psi sistemáticamente varía en relación a las diferentes condiciones experimentales, tales como cuando los sujetos son instruidos para alterar la producción de resultados altos contra resultados bajos.

Figura 2. La era del criticismo especulativo

La segunda línea de ataque durante este período se centra en la hipótesis de la amplia práctica de fraude por parte del investigador. Esta fue presentada con mayor fuerza en un artículo principal de la revista Science titulado "Ciencia y lo super natural" por Price (1955), que empezaba con las siguientes observaciones:

Los creyentes en los fenómenos psíquicos... parece que han ganado una victoria decisiva y silenciado virtualmente a la oposición... esta victoria es el resultado de una impresionante cantidad de experimentación cuidadosa y de argumentación inteligente... En contra de esta evidencia, casi la única defensa que queda para los científicos escépticos es ignorar, ignorancia que concierne el trabajo mismo y sus implicaciones.

El científico típico se contenta a si mismo con retener... algo de crítica que cuando mucho se aplica a una pequeña fracción de los estudios publicados. Pero estos hallazgos (que son un reto para nuestros preciados conceptos de espacio y tiempo) son - si válidos - de una enorme importancia... así que no pueden ser ignorados. (pag. 359)

Price continua diciendo después, que la PES es "incompatible con la teoría científica actual" y que por lo tanto es mas cómodo creer que los parapsicólogos mienten que creer que la PES es un fenómeno real. El basaba su argumento en el ensayo del filosofo David Hume sobre los milagros. Hume argumentaba que ya que sabemos que la gente miente, pero no tenemos evidencia independiente de los milagros, es mucho mas razonable que las afirmaciones de milagros esten basadas en mentiras que creer que los milagros realmente ocurren. Price concluía, " Mi opinión en relación con los hallazgos de los parapsicólogos es que muchos de ellos dependen de errores de estadística o de manejo de datos y del uso no intencional de señales o indicaciones sensoriales, y que todos los resultados que superan al azar que no se explican de esta manera dependen de fraude deliberado o de condiciones mentales medianamente anormales" (pag. 360). Ya que se le dió una gran prominencia en una de las revistas interdisciplinarias mas importantes del mundo, esta formidable crítica fue contestada ampliamente. Las respuestas no solamente vinieron de los parapsicólogos sino también de muchos otros científicos. Una de las respuestas mas efectivas fue la de un artículo conjunto del psicólogo Paul Meehl y el filósofo de la ciencia Michael Scriben (1956), que apuntaron que los argumentos de Price descansaban en dos asumciones muy cuestionables: que el conocimiento científico es completo y que la PES necesariamente está en conflicto con ello.

El crítico mas prominente de este período fue el psicólogo inglés C.E.M. Hansel (1966-1980). Hansel persiguió la línea de ataque iniciada por Price (las citas de Hansel de esta sección son de la revisión de Hansel,1980). "Es de sabios" escribió Hansel "Adoptar inicialmente la asumción de que la PES es imposible, ya que hay una gran cantidad de conocimiento que apoya este punto de vista" Hansel (1980, pag. 22). El nunca proveyó documentación alguna para esta asumción. Ni Hansel ni cualquier otro crítico o hasta donde yo se, ha podido mostrar que la existencia del fenómeno psi necesariamente entra en conflicto con el conocimiento establecido.

Considere, por ejemplo, los siguientes comentarios del físico Gerald Feinberg (1975), en relación a lo que es probablemente el fenómeno parapsicológico intuitivamente mas desconcertante - la precognición:

En lugar de prohibir que la precognición suceda, las teorías [físicas aceptadas] típicamente tienen suficiente simetría entre pasado y futuro como para sugerir que los fenómenos similares a la precognición podrían ocurrir. En su lugar, los fenómenos que envuelven orden tiempo inverso de causa efecto se excluyen generalmente de ser considerados, basandose en que nunca se han podido observar, en lugar de que sea debido a que la teoría lo prohibe. Esta exclusión introduce a si mismo un elemento de simetría en las teorías físicas, las cuales los físicos han sentido que eran impropias o que requerían una explicación superior... así que si los fenómenos de hecho ocurren, no se necesitaría ningún cambio en las ecuaciones fundamentales de la física seria para describirlos. (pp. 54-55).

Decir que psi es a priori extremadamente raro ha permitido a Hansel y otros críticos de psi una laxitud extraordinaria en los tipos de explicaciones alternativas que ellos mismos se permiten tejer: "Una posible explicación diferente de [PES] asumiendo que envuelven solamente procedimientos bien establecidos", dijo, "No debe ser rechazada en base a su complejidad" (pp. 21). "Si el resultado pudiera haberse producido a través de un truco el experimento debe ser considerado una prueba no satisfactoria de PES, Ya sea que se haya o no finalmente decidido que tal truco fue efectivamente usado" (pp. 21, remarcado mío). Hansel admitió que "un solo experimento no puede ser concluyente" y que la replicación de "un experimento de PES por investigadores independientes podría ser que la posibilidad de engaño o de error fuera muy pequeña ... si el resultado original es confirmado repetidamente, ... la PES entonces podría ser muy viable" (pp.21). Entonces Hansel procedió a revisar la evidencia de tal manera que fué lógicamente inconsistente en sus afirmaciones. Lo único correcto que logró, fué reafirmar su proposición inicial de que ningún experimento único podría ser tomado como concluyente.

Han habido dos casos documentados de fraude de investigadores en parapsicología (Markwick,1978; Rhine,1974), y la comunidad científica a tenido en años recientes que verse forzada a confrontar el hecho poco agradable de que el fraude científico es mucho mas común de lo que se creía anteriormente ( Broad y Wade, 1982; Khon, 1988).

Seguramente la solución mas efectiva a este problema es, como dice Hansel, requerir la duplicación independiente de estudios que se cree tienen consecuencias prácticas o teóricas importantes antes de que sus hallazgos sean aceptados. Acusaciones de fraude no substanciadas no solamente son antiéticas, si no que también son incompatibles con el progreso científico. Los nuevos descubrimientos en ciencia serian imposibles si los científicos rechazaran hallazgos no esperados con base a que "si el resultado puede ser producido a través de un truco, el experimento debe ser considerado como una evidencia no satisfactoria de X, ya sea que si o que no, finalmente se decida que tal truco fue de hecho, utilizado.

Los estudios de replicación nunca son apoyados fuertemente ni se les da gran valor en la ciencia tradicional. Un estudio reciente de las actitudes de los editores de revistas en las ciencias sociales y conductuales hacia la publicación de estudios de replicación encontró un fuerte ánimo en contra de publicar estas realizaciones (Neuliep y Crandall, 1991). Otros estudios de práctica de publicación sobre ciencias conductuales, muestran rasgos similares en contra de publicaciones de trabajos que no producen resultados estadísticamente significativos. (Bozarth y Roberts, 1972; Sterling, 1959). En su revisión de 1334 artículos de revistas psicológicas, Bozarth y Roberts encontraron que mientras que el 94% de artículos de los que usaban pruebas estadísticas reportaban resultados significativos, menos del 1% involucraban replicaciones. En contraste los parapsicólogos hace mucho que reconocieron la importancia de la replicación y de reportar resultados no significativos. La Parapsychological Association (PA), ha tenido como una política oficial en contra de los reportes selectivos de resultados "positivos" desde 1975. La PA es hasta donde yo se, la única organización científica profesional que ha adoptado tal política. Si usted examina las revistas afiliadas a la PA y los resúmenes de las conferencias, el lector encontrará muchos intentos de replicación tanto exitosos como no exitosos.

El "Debate Ganzfeld" de los años 80s.

El paradigma Ganzfeld de PES provee un excelente contragolpe al tema central de Hyman, de que la parapsicología le falta acumulación.

Voy a proceder a la discusión de la controversia de ganzfeld con un breve relato de los antecedentes y de la lógica que hay detrás de la investigación ganzfeld para mostrar como está sistemáticamente construida sobre investigaciones anteriores. (Ver figura 3).

Figura 3. Orígenes del paradigma PES ganzfeld.

Históricamente, los aparentes efectos de psi han estado frecuentemente asociados con el soñar, la hipnosis, la meditación y otros estados de atención interna naturales o inducidos deliberadamente.

Esta generalización se basa en evidencia que converge de estudios de casos espontáneos, de afirmaciones asociadas con varias prácticas culturales, con observaciones críticas y con estudios experimentales. He presentado este material de antecedentes en detalle en otra parte (Honorton, 1977). Para recapitular:

Sueños. Las investigaciones a través de las culturas de casos espontáneos indican que de aproximadamente dos de cada tres interacciones psi "de la vida real" son por medio de sueños en lugar de experiencias de la vida en vigilia (Green, 1960; Prasad y Stevenson, 1968; L.E. Rhine 1962; Sannwald1969). Por supuesto que los casos espontáneos son anecdóticos y no se puede basar ninguna conclusión sobre los mismos; pero pueden (y deben) servir como base de hipótesis que tengan que ser probados experimentalmente. La evidencia experimental que apoya estas tendencias de los casos espontáneos fue encontrada por los estudios de PES en sueños en el Centro Médico Maimonides de Nueva York (Child, 1985; Ullman y Krippner con Vaughan, 1973). Usando técnicas electrofisiológicas del monitoreo de sueños para detectar período de sueño (MOR), investigadores despertaban físicamente a los emisores remotos quienes se concentraban en fotografías seleccionadas aleatoriamente mientras los sujetos dormian. El sujeto era despertado y un reporte del sueño era registrado después de cada periodo. Siguiendo series experimentales, los jueces que estaban fuera leían transcripciones de cada uno de los sueños reportados en las noches y con base ciega, comparaban los reportes, con la fotografía objetivo que fue usada esa noche.

Hipnosis. La asociación entre hipnosis y efectos ostensibles de psi datan de las afirmaciones de "clarividencia viajera" y "sensación de comunidad" en las primeras etapas del mesmerismo (Dingwall, 1968). El soporte experimental para la relación entre hipnosis y PES procede de una variedad de estudios experimentales, quizá los mas persuasivos provienen de estudios experimentales modernos que comparan los efectos de inducción hipnótica contra condiciones de no hipnosis en el desempeño de PES en la adivinación de cartas (Schechter,1984; Van de Castle, 1969). Schechter por ejemplo, reportó un meta-analisis de 25 experimentos llevados a cabo entre 1945 y 1981 por investigadores de 10 diferentes laboratorios. Los registros de PES en la condición de inducción hipnótica fueron consistentemente (y significativamente) mas altos que las condiciones de control de estos experimentos.

Meditación - Relajación. Las afirmaciones de la ocurrencia de fenómenos ostensiblemente psíquicos durante la práctica de meditación aparecen en la mayoría de los textos clásicos de meditación. Una variedad de estudios de experimentos modernos indicaba que los ejercicios de meditación y relajación facilitan la PES, el rendimiento en pruebas de PES relativas a condiciones de control ( Braud y Braud, 1973, 1974; Dukhan y Rao, 1973; Stanford y Mayer, 1974).

Cosas en común y modelo provisional. El paradigma de psi ganzfel emergió como un intento de explicar la conducividad-psi en estas y otras condiciones similares. Se hizo la siguiente pregunta: ¿que tienen en común el sueño, la hipnosis y meditación que nos podría conducir a facilitar el desempeño de pruebas de PES?.

Aunque divergen de muchos modos, cada uno de estos estados envuelve la relajación física, una reducción en los procesos perceptuales ordinarios deprivación sensorial, y un nivel suficiente de estimulación cortical para sostener un "darse cuenta" consciente. Esto nos condujo al desarrollo de un modelo de bajo nivel descriptivo del funcionamiento de PES, de acuerdo al cual los estados internos de atención facilitan la detección de psi por medio de reducir estímulos sensoriales y somáticos que normalmente enmascaran las entradas de psi mas débiles. Este modelo de "reducción de ruido" identifica así la deprivación sensorial como la clave a la frecuencia asociación entre comunicación ostensible psi y los estados alternos, y el procedimiento de PES ganzfeld fue específicamente desarrollado para probar el impacto del aislamiento perceptual en el rendimiento de psi. Así que podemos ver que el paradigma ganzfeld sistemáticamente se construyó sobre un rango diverso de evidencias que incluía 4 diferentes líneas de hallazgos experimentales.

El debate Ganzfeld consistió en una serie de intercambios entre Hyman (1983,1985) y yo mismo (Honorton, 1983,1985), e involucra el meta-análisis de 42 estudios ganzfeld reportados entre 1974 y 1981. Esta parte de la controversia psi es única debido a que resultó en una colaboración conjunta entre críticos e investigadores que consiguieron sobre lineamientos metodológicos específicos para investigaciones futuras que podrían ser aceptadas mutuamente (Hyman y Honorton 1986). Los varios temas se resumen en la Figura 4.

Como en fases anteriores de la controversia psi, el primer asunto se relacionaba con si acaso había algún efecto que requería explicación. Los porcentajes de replicación inicialmente estimados de ganzfeld sugería que alrededor del 50% de los estudios ganzfeld reportados habían producido resultados significativos comparados con el 5% esperado por el azar. Estos estimados fueron desafiados por Hyman.

Figura 4. El debate ganzfeld de los años 80s

El decía que algunos de los investigadores ganzfeld habían aplicado múltiples pruebas estadísticas o múltiples medidas de éxito a los resultados de sus estudios, creando un problema de análisis múltiple que podían haber inflado los estimados de significancia; de hecho, Hyman argumentaba que el efecto del análisis múltiple era tal que incrementaba el % de azar del 5 al 25%.

También argumentaba que el reporte selectivo de resultados positivos (el "problema del archivero") podría haber exagerado la significación de los estudios conocidos. En respuesta yo restringí mi análisis a 28 de los 42 estudios examinados por Hyman en los cuales había una medida uniforme (de los aciertos directos) y que se podría aplicar una prueba.

Los resultados todavía fueron "astronómicamente significativos", con probabilidades en contra del azar de mil millones a uno, y que requeriría 15 estudios no publicados para promediar los resultados hacia el azar por cada estudio conocido para poder reducir los resultados totales a una no significancia. Hyman subsecuentemente estuvo de acuerdo en que la significanción de los estudios ganzfeld no podría ser explicada a través del análisis múltiple o través del reporte selectivo:

Aunque nosotros todavía probablemente diferimos en la magnitud de las predisposiciones contribuidas por la prueba múltiple, experimentos retrospectivos, y el problema del archivero, estamos de acuerdo que la significancia total observada en estos estudios no puede ser explicada razonablemente por estos factores selectivos. Algo mas allá del reporte selectivo o de los niveles de la significancia inflados parece estar produciendo estos resultados mas allá del azar. Mas aun, nosotros conseguimos que los resultados significativos han sido producidos por un numero de diferentes investigadores (Hyman y Honorton 1986, pag. 352).

La siguiente línea de crítica se refería a los efectos de errores de procedimiento en los resultados del estudio. En nuestro meta-análisis de los estudios ganzfeld Hyman y yo codificamos independientemente los procedimientos de cada estudio con respecto a los errores potenciales que involucraban comunicación sensorial, métodos de aleatorización, seguridad, y así sucesivamente. Aquí Hyman y yo no estuvimos de acuerdo: mi análisis mostró que no había una relación significativa entre estas variables y el éxito del estudio, mientras que Hyman afirmaba que algunos de los errores de las variables tales como el tipo de aleatorización si correlacionaba con los estudios. En su evaluación inicial Hyman afirmaba que había una casi perfecta correlación lineal entre el número de errores en un estudio y su éxito (Hyman, 1982); este análisis contenía un gran numero de errores que Hyman posiblemente atribuyó a errores mecanográficos (comunicación Honorton, Noviembre de 1982). Después, Hyman (argumentó una relación sgnificativa entre los errores de los estudios y los resultados basada en un análisis complejo de multivariables. Sin embargo un psicólogo estadístico independiente describió este análisis como "sin sentido" (Saunders, 1985). Finalmente Hyman coincidió en que "la base de datos actual no apoya ninguna conclusión firme acerca de la relación en que errores y resultados del estudio" (Hyman y Honorton 1986, p.353).

¿Fueron nuestras diferencias en la evaluación de errores simplemente reflexiones de nuestras respectivas predisposiciones?. Quizá, pero un examen independiente de este asunto por personas que no son parapsicólogos han fallado unánimemente en contra de poyar las conclusiones de Hyman (Atkinson, Atkinson, Smith y Bem, 1990; Harris y Rosenthal, 1988a, 1988b; Saunders, 1985; Utts, 1991). En un análisis independiente usando las codificaciones del propio Hyman, dos metodólogos de la ciencia del comportamiento, concluyeron "Nuestros análisis de los efectos de los errores en los resultados de los estudios no dan soporte a la hipótesis de que los resultados de la investigación ganzfeld son una función significativa de un conjunto de variables de error" (Harris y Rosenthal, 1988b, p.3).

En lugar de continuar con el debate, Hyman y yo colaboramos con un "comunicado conjunto" en el cual estuvimos de acuerdo en que:

La mejor manera de resolver la controversia entre nosotros es esperar los resultados de experimentos futuros de psi ganzfeld. Estos experimentos, idealmente, serán llevados a cabo de tal manera que se pueda resolver el problema del archivero, los problemas de análisis múltiple, y los varios defectos en la aleatorización, aplicación estadística y la documentación que fueron encontrados por Hyman. Si una variedad de parapsicólogos y otros investigadores continúan obteniendo resultados significativos bajo estas condiciones, entonces la existencia de una anomalías de comunicación genuina habrá sido demostrada. (Hyman y Honorton, 1986, pp. 353-354).

El comunicado conjunto presentó unos lineamientos metodológicos detallados para conducir o reportar los experimentos futuros de ganzfeld. Cuatro años después, mis colegas y yo reportamos una extensa serie de experimentos ganzfeld usando una metodología automatizada que satisfacia sus lineamientos (Honorton et al.,1990). Esto experimentos son discutidos desde diferentes perspectivas en las contribuciones de Broughton, Krippner y Morris, pero son curiosamente omitidos en las contribuciones de Alcock, Hyman y Randi. Por otra parte sin embargo, individualmente, Hyman ha comentado sobre estos estudios lo siguiente:

Los experimentos de Honorton han producido resultados intrigrantes. Si, como sugiere Utts, los laboratorios independientes pueden producir resultados similares con la mismas relaciones y con la misma atención a la rigurosa metodología, entonces la parapsicología habrá de hecho finalmente capturado su elusiva presa. (Hyman, 1991, p. 392).

En este artículo me he enfocado mayormente a las contribuciones de Hyman porque él es el que mas que ningún otro escritor escéptico a esta serie se ha tomado el problema de familiarizarse a si mismo con el material que esta críticando y a esta decisión de que cada evidencia contraria, modificaba su posición.

Sus evaluaciones críticas de varias áreas de investigación psi han sido fuertes y yo creo que muy seguido han sido mal interpretadas. Pero su involucramiento a contribuido a una evaluación mas exacta del estado de las áreas en cuestión y, lo mas importante, al desarrollo de un mejor experimento. Es por lo tanto desalentador que nuestro comunicado conjunto él no activamente, apoye los intentos de replicación de una manera mas amplia entre los científicos fuera de la parapsicología. En su lugar aquí como en otros escritos recientes Hyman parece que desanima los esfuerzos de replicación por científicos fuera de la parapsicología.

Los experimentos automatizados de ganzfeld nos proveen todavía de mas evidencia de la acumulación en adicción a la confirmación de un efecto total consistente con los estudios anteriores. Como anota Morris en su contribución, algunas hipótesis adicionales derivadas de las tendencias en los meta-analísis previos fueron probadas y soportadas, incluyendo un rendimiento superior en ensayos usando objetivos dinámicos en lugar de estáticos y el uso de "transmisores" que fueran amigos de los sujetos, en lugar de desconocidos.

Es importante llamar la atención al hecho de que cada una de las hipótesis anteriores - la cantidad de éxitos totales, el impacto del tipo de objetivo, y el tipo de transmisores - las magnitudes reales de estos efectos fueron consistentes con los estimados meta-analiticos. Esto también fue cierto para otras hipótesis basadas en el meta-análisis relacionadas en el desempeño de PES y los rasgos psicológicos de extroversión (Honorton, Ferrari y Bem, en prensa). La magnitud de la correlación entre el desarrollo de psi y la extroversión en los estudios automatizados de ganzfeld fue muy cercana al estimado del meta-análisis. Hallazgos tales como estos son importantes porque indican la operación de un receso sistemáticamente, no solamente de una desviación anómala de una línea base del azar, y demuestran que es posible construir sistemáticamente, sobre hallazgos anteriores. Esto también valida los estimados meta-análiticos y provee la clase de "evidencia prospectiva" que Hyman a estado buscando.

4. Otros asuntos

¿La agenda oculta de la parapsicología?

La contribución de Alcock no se dirige a los asuntos científicos y por lo tanto nos da poca base para un comentario sustantivo. Como en sus escritos anteriores (Por ejemplo Alcock, 1981; 1987) Alcock continua enfocándose en lo que el percibe como la agenda oculta de las creencias filosóficas o religiosas entre los parapsicológicos - el deseo de justificar alguna forma de creencia espiritual -. La mayor parte de los parapsicólogos están motivados por un deseo, el de aumentar el entendimiento fundamental de la naturaleza humana, pero así también están la mayoría de los otros científicos. La parapsicología es un área de problemas científicos, no un sistema de creencias. Hay parapsicólogos que creen que los hallazgos de la investigación psi en último caso requerirán aceptar alguna forma de dualismo, mente-cuerpo. Otros creen que los hallazgos pueden ser acomodados dentro de una estructura monástica. Y hay todavía otros - yo sospecho que la mayoría de los investigadores contemporáneos - que creen que un entendimiento científico satisfactorio de datos psi tendrá que esperar desarrollos teóricos en otras áreas, especialmente en física y en neuropsicología. Habría que contrastar esto con la clase de apelamientos a la creencia religiosa que uno ve en los populares escritos de ciertos modernos cosmólogos y aun de escépticos prominentes. Considere, por ejemplo, el párrafo final del libro ampliamente aclamado de Stephen Hawking, Una breve historia del tiempo.

Sin embargo, si descubrimos una teoría completa, esta seria con el tiempo entendible en principio por todo mundo... entonces deberemos todos, científicos, filósofos y gente ordinaria, ser capaces de tomar parte en la discusión de la pregunta del porque nosotros y el universo existimos, si nosotros encontramos la respuesta a esto, esto será el gran triunfo de la razón humana - porque entonces conoceremos la mente de Dios -. (Hawking, 1988, p. 175).

¿Y que dice Alcock de la "agenda oculta" del escéptico de psi Martin Gardner?

En lo que se refiere a pruebas empíricas del poder de Dios para contestar la oración, yo estoy entre aquellos teistas, en el espíritu de lo dicho por Jesús que solo los que no tienen fe buscan señales, considero que tales pruebas son inútiles y blasfemas. (Gardner, 1983, p. 239).

¿Deberían, los sentimientos expresados en estos y otros pronunciamientos similares hacernos dudar en la física de Hawking o en la perspicacia escéptica de Gardner?. Yo pienso que no. Ellos tienen derecho a sus creencias personales. Tales creencias deben de considerarse irrelevantes en la evaluación de sus logros científicos al menos que exista una amplia razón para sospechar que su ciencia a sido comprometida por sus creencias.

Randi como metodologista y estadístico

La contribución de Randi es polémica pura y falla en tratar de una manera sustantiva los asuntos científicos que soportan la controversia psi. Sus disparatados comentarios acerca del meta-análisis sugieren que el no entiende de meta-análisis y no se ha dado cuenta de su amplio uso en medicina y en la ciencia de la conducta. La habilidad de Randi como mago es bien conocida; pero a pesar de sus afirmaciones bien publicitadas acerca de su conocimientos metodológicos, su habilidad para diseñar experimentos psi, científicamente adecuados no es aparente de todo después de una examen de sus esfuerzos públicos. Serias debilidades metodológicas y errores estadísticos se muestran, por ejemplo, en su libro de pruebas de PES y en sus experimentos televisados con psíquicos (Morris, 1992; Rao, 1984.)

5. Escepticismo, ciencia y lo "paranormal"

Yo creo que el concepto de "paranormal" es un anacronismo y debe ser abandonado. El término es usado normalmente para ampliar que las interacciones psi deben necesariamente, si en efecto son creíbles, representar una orden de realidad fuera del reino natural. El termino surgió dentro del contexto de la física Newtoniana, y tiene desde mi punto de vista, rendida claramente cualquier utilidad que pueda haber tenido. No ha servido para guiar el desarrollo de programas constructivos de investigación; de hecho, su efecto primario ha sido crear una fisura artificial entre los investigadores psi y la comunidad científica en general. Una conceputalización empírica mas fructífera, es que la parapsicología involucra el estudio de procesos energéticos y de comunicación que actualmente son anómalos.

Esta aproximación guía el esfuerzo de la mayoría de los investigadores parapsicólogos que conozco; que trabajan asumiendo que ellos están tratando con procesos naturales no explicados - anómalos pero no inexplicables. Yo creo en la ciencia y tengo confianza que una ciencia que pueda contemplar el origen del universo, la naturaleza de la realidad física, 10-33 segundos después de la gran explosión, principios antrópicos, localidad no cuántica, universos paralelos, puede resolver las implicaciones de los hallazgos parapsicológicos - cualquiera que estos resulten ser. No hay peligro para la ciencia el confrontar estos asuntos. Esto solamente puede enriquecerla. Pero si hay un peligro para la ciencia en apoyar a los autodenominados protectores que se preocupan de hacer campañas polémicas que distorsionan y mal representan esfuerzos serios de investigación. Tales campañas no solo son contraproductivas, estas tratan de corromper el espíritu y función de la ciencia y de elevar dudas acerca de su credibilidad. La historia distorsionada, las contradicciones lógicas, las omisiones de hechos exhibidas en los argumentos de los tres críticos no representan un creticismo académico o escepticismo, sino en su lugar anti creencias disfrazadas de escepticismo. El verdadero escepticismo involucra la suspensión de la credibilidad, no la descredibilidad. En este contexto, sería bueno recordar las palabras del gran escéptico y naturalista del siglo XIX, Tomas Huxley: "Siéntate delante de los hechos como un pequeño niño, prepárate para abandonar cualquier noción preconcebida, sigue humildemente adonde y a cualquier abismo que la naturaleza te guíe o no aprenderás nada".

Referencias.